lunes, 14 de diciembre de 2015

Sobre la I Masters Cup

Como ya es tradición y ya muchos acostumbráis a pedir, aquí os traigo, calentita, mi reflexión sobre el último torneo disputado.

Antes de empezar a hablar sobre el torneo en sí, me gustaría reflexionar un poco sobre el origen del torneo y sus implicaciones. Alicante, por suerte, es un núcleo en el que la mayor parte de sus integrantes (o al menos los que realmente manejan el cotarro) pretenden hacer progresar el Jugger como deporte, de modo que continuamente surgen ideas, más o menos descabelladas, en aras de ese objetivo.
Desconozco el momento exacto en el que surgió o se introdujo la idea en Mike, que es el principal promotor de este torneo, pero puedo imaginarme la conversación, en la que probablemente estaba presente: "Acho, hay que hacer una Champions del Jugger". Esa es la idea, creo yo, principal de la Masters Cup, más allá de que luego se haya pretendido -con bastante acierto, a mi parecer, más en idea que en ejecución- darle carices de exhibición deportiva. No creo que prácticamente nadie de los que disputábamos ese torneo tuviese en mente que no puntuaba para el ránking y que se trataba más de una exhibición que de un torneo al uso, lo cual me parece excelente, puesto que lejos de perjudicar a ese espectáculo que se pretendía dar, diría que lo potenció todavía más.

Una vez comentado eso, vamos con los aspectos organizativos. En general no era un torneo difícil de organizar al menos en el aspecto del sistema de torneo (muy claro, estándar y muy bien definido) GRACIAS POR NO USAR EL PUTO SUIZO DE MIERDA. En el tema fruta y agua también perfecto, ayudados por el clima, que no te exige tanta hidratación como una Summer o una Spring. El asunto quizá más polémico fue esa pretensión constante de seriedad que, si bien como idea era muy correcta y hubo muchas medidas que se tomaron al efecto muy acertadas (camisetas de árbitros, mesas, uniformidad en las equipaciones...) hubo alguna otra que, a mi parecer, fue bastante improcedente, dadas las circunstancias. 
En concreto hablo de la obligación por parte de todos aquellos que no eran jugadores ni organización de permanecer en la grada en todo momento. Aquí hay que hacer dos puntualizaciones, la primera es que la medida no estaría tan desacertada si no se tratase de un campo con pista de atletismo por enmedio. La segunda es que, puestos a desangrarnos, se debería haber utilizado los campos 1 y 3 en lugar del 1 y el 2, dado que el 3 también quedaba frente a la grada y no tan lejos y tan tapado por los jugadores como el campo 2.
La cuestión es que está bien que pretendas aplicar normas, pero existen normas que, por absurdas, resultan inaplicables y éste es el mejor ejemplo de todos. Al final ni puto caso a la organización y casi todo el mundo en el campo. Sinceramente, el Jugger es un deporte que hay que ver de cerca, no vale con verlo desde la lejanía de un anfiteatro, pero nice try. Aún así, gran trabajo de la organización, horario bien cumplido y buen torneo.

Entrando ya más en materia, a Midnight nos tocó un grupo complicado nos ha jodido, es la Masters y repleto de escollos, aunque el "calendario" nos favorecía muy mucho. El primer partido, históricamente, es el que peor jugamos y nos tocó contra Tercios, con lo cual nos dieron un meneo y nos sirvió para ir calentando motores para lo que se avecinaba, poco más que contar.

El segundo partido, contra unos Magnethopollos muy mermados, se caracterizó por errores de ambos equipos que propiciaron el empate final. La verdad es que, según los propios Pollos, podrían haber jugado mucho mejor todos los partidos, pero yo creo que las bajas son mucho más notorias de lo que quieren admitir.

En cuanto al tercer partido, la tan esperada vendetta: Valar. Con un servidor en el campo y no fuera de él, el partido cambió de partida de ajedrez a "echadle huevos y vamos a pasarles por encima". Creo que hicimos del defecto virtud y en lugar de caer en los errores de la última vez supimos enderezar la situación y echar hacia delante el partido. Quizá estuvimos algo a la defensiva y el partido se pasó de bronco, pero prefiero pasarme de tensión a pecar de no tenerla.

Cuarto partido: Ninjas. Como dije en la última entrada del blog, Ninjas es un equipo muy distinto con y sin Coso y se nota una barbaridad. Creo que tienen un gran problema si Coso no va a seguir con ellos (o sí, ignoro totalmente lo que va a hacer), porque la diferencia es enorme, tanto en juego como actitud. Independientemente de que se dependa más o menos del gran estado de forma de Mike, sin Coso es una cosa y con él es otra muy distinta. Perdimos el partido de un punto sin mayor comentario al respecto, lo cual es para alegrarse, dados los precedentes.

Pasamos terceros de grupo y nos tocó el cruce de cuartos de final contra Ciponejos, un equipo al el que, hasta ahora, no habíamos ganado nunca. El equipo de Cipos para el torneo era bastante competente, la verdad, de lo mejorcito de los últimos meses, pero conseguimos una buena victoria. En lo personal, creo que fue mi mejor partido, junto con el de Valar (de hecho son los únicos que no considero como un desastre individual).

Y llegan las semifinales. En un gesto de buena fe decido cederle el siguiente partido (que pensaba que estaría más disputado y sería más bonito de jugar, dado el precedente) a Hugo, el otro qwiker de MF, ya que él ya había jugado contra Tercios en fase de grupos. Creo que es la primera decisión de la que me arrepiento de una cadena que empieza por ahí y termina con el partido y nuestra eliminación. Un partido de ensueño, para enmarcar y que se habría saldado con victoria de no ser por dos cagadas idénticas de un servidor en dos momentos cruciales del partido al tratar de coger el jugg y dejármelo atrás por las prisas. Cierto es que un error lo tiene cualquiera, pero estaréis de acuerdo conmigo que unas semifinales de un torneo así no son ni el momento ni el lugar para cometer errores. Pero en fin, ganó Tercios en el Jugg de oro y nosotros al tercer y cuarto puesto.

Por suerte, el ánimo de todos, lejos de decaer, aumentó tras el partidazo y, como yo no lo jugaba, no podía contagiar la pesadumbre, así que se jugó otro partidazo contra FDK, que se volvió a perder en el último instante al no poder marcar Hugo el punto del empate en la última piedra. ¿Fallo? No lo catalogaría como tal, pero duele muchísimo más que mi fallo, por el momento del partido en el que sucede. Al final, victoria para FDK y cuartos en la Masters, un resultado que, si lo sacas de contexto, es realmente bueno, pero que si ves los partidos sabes que podría ser muchísimo mejor. Me quedo con la actitud del equipo tras el partido de Tercios y con la actitud de los FDK tras el partido, a uno no le gusta perder, pero puestos a hacerlo, por lo menos que sea contra alguien con quien te llevas bien.

Con una reflexión más personal, creo que soy el único MF que no se va contento del torneo, de hecho me sigue pareciendo un desastre y me responsabilizo directamente hasta del error de Hugo contra FDK, pero espero que haya servido para demostrarles a todos que entrenando continuamente y jugando todos juntos se consiguen cosas. Cuando no puedes estar orgulloso de ti mismo, sólo te queda tu equipo, de los que sí lo estoy, y mucho.



2 comentarios:

  1. Nos has levantado más de una vez de la miseria, hasta cuando te retiraste durante un tiempo del jugger, tienes que pensar en todo lo que aportas al equipo, así que ánimo, verás como la próxima vez lo haremos mejor aún.

    ResponderEliminar